viernes, 23 de septiembre de 2016

Proteger la familia - La Razón

Proteger la familia
SERGIO TAPIA T.

            Nuestra Constitución Política menciona varias veces a la familia. Para los peruanos la familia reviste importancia sin igual. Porque frente a un Estado secularmente incapaz, porque es inerme e indiferente, y se niega a tener utilidad para el ciudadano, de quien es mayormente una carga sin la debida retribución.

            En las crisis que nuestros nacionales han padecido, la que especialmente generó corrientes migratorias y éxodo a cualquier país que ofreciera seguridad y empleo, fue la gran crisis de los 70s-80s, generada por el instinto criminal de las izquierdas marxistas. Oportunidad en que se constató que el peruano está aferrado a sólidos vínculos familiares (con sus padres y hermanos, o con sus hijos), porque el emigrante peruano fue laborioso en el exterior y puntual repatriador de sus ganancias para sostener a sus familias en el Perú.

            Es que la familia para los peruanos suple la deserción y ausencia del Estado. La familia es hospital para el enfermo, es escuela para el que no sabe, es instituto tecnológico para aprender oficios prácticos, es centro de trabajo remunerado o no. La familia cobija al miembro desvalido.

            La Constitución no emplea otra palabra al referirse a la familia, dice: “La comunidad y el Estado (…) protegen a la familia”. ¿De qué peligros habrá que defender a la familia? ¿Cuáles son los perjuicios de los que hay que amparar a familia? Incumbe proteger a la familia no sólo al Estado, sino que es deber de la sociedad toda. Asi reza el artículo sexto de nuestra Constitucion.

            En esta semana entrevistaba a una funcionaria de la representación de la OIT en Lima, y comentaba que las constituciones requieren ser desarrolladas. Eso es lo que falta en el Perú, un gran desarrollo legislativo para que la protección de la familia sea eficaz.
            Debería retornarse al anterior sistema tributario que consideraba a cada hijo como deducción por carga de familia del contribuyente. Debería el Estado reintegrar el gasto educativo a quien tributa y además solventa la educación de sus hijos en escuelas privadas. Y, especialmente, debería el Estado promover el matrimonio, que es la institución que funda la familia, y que es objeto de tanta infamia y distorsión por el “pensamiento único” que trata de imponer la ideología de género.

Publicado en el diario La Razón”, Lima, viernes 23 de setiembre de 2016, p. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

Ilegalidad absoluta de la píldora - La Razón

Ilegalidad absoluta de la píldora
SERGIO TAPIA T.

            Que la píldora del día siguiente tiene efectos abortivos, no está en duda. Lo dicen sus propios fabricantes en la posología e indicaciones que vienen impresas de su propia autoría. Pero, que lo nieguen algunos, sí que llama la atención, sobre todo cuando uno se pregunta “¿por qué?”: ¿Por qué engañar? ¿Por qué decir algo contrario a lo que el fabricante de las píldoras sí reconoce?”

Y, es que en el Perú el aborto no es constitucional. Matar niños es antijurídico. Asesinar vida humana en gestación está penalizado. Sabemos que abortar es obligatorio en otros países: Sí, obligatorio, aunque Ud. no lo crea. En China hasta hace un tiempo al segundo embarazo el Estado comunista obligaba a abortar a todas las mujeres. Ahora, lo obligación es a partir del tercer embarazo. Pero, en el Perú no hay obligación de abortar. Vale releer el artículo 6° de la Constitución que, por lo contrario, obliga al Estado a asegurar que los medios no afecten ni la vida ni la salud. Y, tampoco es una facultad imperativa del Estado regular la natalidad, porque el mismo artículo establece que el derecho a decidir, en política nacional de población, corresponde a la familia y a las personas.

Hay países que han legalizado el aborto. Pero no es el caso del Perú. La defensa de la vida humana es férrea en nuestro ordenamiento jurídico. El artículo 2, constitucional, que desarrolla los derechos fundamentales de la persona humana, reconoce a la vida como el primer derecho, y al concebido como persona. El mismo reconocimiento está en el artículo 1 del Código Civil. Igualmente en los artículo I del Título Preliminar y el 1 del Código de Niños y Adolescentes. Por eso que, coherentemente, en el Código Penal se castiga el autoaborto (art. 114), el aborto consentido (art. 115), el aborto sin consentimiento (art. 116), se inhabilita a médicos, farmacéuticos y demás profesionales de la salud que conspiren en crímenes de aborto (art. 117); se penaliza el aborto provocado por actos de violencia contra la madre (art. 118), el aborto terapéutico aunque sin castigo (art. 119), el aborto por violación sexual y el aborto eugenésico (art. 120). Y, además, se penalizan las lesiones producidas en el cuerpo y en la salud del concebido (art. 124-A).

Lo absurdo en estos días es que un juez “constitucional” haya emitido una resolución cautelar, cuya estabilidad es precaria, disponiendo un gasto cuantioso al Estado para comprar píldoras abortivas en “30 días”. Si fuesen 7 millones las mujeres en edad fértil, el Estado debería comprar 14 millones de píldoras: ¿Quién fue el agraciado proveedor estatal, que antes de la resolución ya contaba con tamaño lote de píldoras? No es una pregunta para charadas, es un cuestionario para investigar indicios de corrupción.

El Ministerio de Salud no apeló la insólita resolución judicial. Fue anuente comprador de píldoras abortivas, que no son remedios. Ese Ministerio que mantiene desprovisto de medicamentos la mayor parte de los hospitales y postas públicas, lo que atenta contra la salud de la población carente de recursos.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 16 de setiembre de 2016, p. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

La píldora y el Estado - La Razón

La píldora y el Estado
SERGIO TAPIA T.

                   Con respecto a la Píldora del Día Siguiente, es muy lamentable lo que viene ocurriendo.

            El Perú mediante su Constitución, Código Civil, Código Penal y Código de Niños y Adolescentes, defiende la vida humana y la dignidad de la persona humana, protege a la familia y a la niñez, considera persona humana al concebido (esto es, al embrión), y llama niño al embrión hasta los 12 años después de nacido. Además del aborto, se penaliza causar lesiones al concebido, por lo tanto, penalmente se reconoce la vida humana desde la concepción.

            De un lado, los fiscales ejercen su labor observando principios, siendo el primero la defensa de la legalidad. Entonces, ¿Puede una fiscal demandar para que el Estado compre píldoras abortivas, y las regale a quien se las pida? ¿Cumple esta fiscal sus funciones, defendiendo la legalidad que defiende la vida humana desde su inicio? No.

            De otro lado, el Estado tiene un sistema de compras complicado para evitar de alguna manera la corrupción. No hay posibilidad de hacer compras estatales en menos de 30 días. Sin embargo, hay un juez que ha ordenado al Ministerio de Salud que compre las píldoras que quiere esa fiscal, las que deben estar regalándose en máximo 30 días en todos los hospitales y postas médicas del país. ¿A quién se beneficia? ¿Quién es el importador de estas píldoras?

            Finalmente, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su preámbulo establece que sus normas son de carácter supletorio a las del Estado, si las leyes internas dan mayor protección. La Corte Interamericana es la que interpreta ese tratado. Esa Corte en una sentencia contra Costa Rica ha confundido palabras y sostiene que significan lo mismo concepción y anidación. Lo que rompe todos los esquemas científicos. Sin embargo, la fiscal demandante y el juez sentenciador, optan por la interpretación errada de la Corte IDH y dejan de aplicar el correcto derecho peruano.

            Verdaderamente que la Píldora viene causando estragos y trastrocamientos en el país: ¿Por qué será?

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 9 de setiembre de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

sábado, 3 de septiembre de 2016

La píldora y su juez - La Razón

La píldora y su juez
SERGIO TAPIA T.

¿Es legítimo poder criticar una resolución del Poder Judicial? La pregunta surge porque recientemente la Ministra de Justicia ha afirmado que las resoluciones judiciales se cumplen. Dando así respuesta, publicitada, a las exhortaciones y reclamos de moral pública formuladas por diversos escalones jerárquicos de nuestra Iglesia Católica. Cuyos miembros con fundamento doctrinal y racionalidad científica, que es siempre el fundamento de la moral católica, con justa razón se critica la decisión adoptada por un juez de primera instancia, para que se distribuya gratuitamente por el Estado una píldora abortiva, a quien lo solicite, claro está que será el Ministerio de Salud el que deberá comprar para halagar estos obsequios.
Si se pueden criticar las resoluciones judiciales. Así lo establece el numeral 20 del artículo 139 de nuestra Constitución Política que desarrolla los principios que rigen la función que cumplen los jueces. Precepto que convendría que no olvide la ex-notaria y ex-congresista Pérez Tello, quien como hasta hoy Ministra de Justicia no sólo es la encargada de coordinar las relaciones entre los Poderes Ejecutivo y Judicial, y ser la asesora legal del gobierno de PPK. Sino que su Ministerio tiene a su cargo las relaciones oficiales entre el Estado Peruano y la Iglesia Católica, así como el resto de las religiones que actúan en nuestro territorio. Por lo que sonó más que feo, que ella fuese la que con tanta falta de protocolo reprendiera a la Iglesia Católica en la persona de nuestro Cardenal, exigiendo acatar sin dudas ni murmuraciones tan desacertada decisión judicial.
            Pero, además, la Ministra de Justicia no solo trata de otorgarle una inmunidad acrítica a la decisión judicial pro-abortiva (y por tanto inconstitucional y delictiva), sino que al parecer no se dio cuenta la abogada Pérez Tello que se trata de una resolución cautelar, y no de una sentencia que tenga el carácter de cosa juzgada.
            Las resoluciones cautelares son medidas que un juez de primera instancia puede adoptar, sus características la establece el artículo 612 del Código Procesal Civil: son resoluciones por las que el juez “prejuzga”, por lo tanto son provisorias y el mismo juez las puede variar.
            Por lo que tratándose de una resolución tan inestable, no se explica la belicosidad de la Ministra de Justicia contra el sector religioso que, según los últimos censos nacionales, el 88% de la población peruana declara su pertenencia. Por cierto que el acto político de la Ministra Pérez Tello compromete al gobierno de PPK, y produce su aislamiento y lejanía del grueso de la población afectada.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 2 de setiembre de 2016, pág. 6



Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

viernes, 26 de agosto de 2016

Otra vez la píldora - La Razón

Otra vez la píldora
SERGIO TAPIA T.

La “píldora del día siguiente” o “anticoncepción oral de emergencia” “la AOE”, son denominaciones que esconden el fatal significado del invento de las biotecnologías y la investigación médica. Que desquician el progreso cuando los límites son rechazados, por ideología y/o negocios.

            La píldora, tiene como elemento constitutivo el “levonorgestrel”, que pertenece a las progestinas, que son hormonas sintéticas. La píldora no es medicina, no tiene la finalidad de curar ninguna enfermedad. Es una creación de laboratorio cuyo consumo se promociona luego de “tener relaciones sexuales sin ningún método anticonceptivo o con un método anticonceptivo que falló o que no se usó de manera correcta”. El propósito de la píldora es evitar un embarazo. Y, el embarazo no es una enfermedad.

            Para evitar el embarazo, la píldora desarrolla tres efectos: (1) Inhibe la ovulación, este efecto anovulatorio es cuando aún no se ha producido la fecundación; (2) Evita la fecundación del óvulo por los espermatozoides, por lo que tiene efecto anticonceptivo, que es previo a la fecundación, y (3) Modifica el recubrimiento interno del útero para evitar la anidación del óvulo ya fecundado, por lo tanto impide el desarrollo del embarazo, y esto sí que es abortivo.

            Ante un pavoroso cuadro de insuficiencias en la atención de la salud, por parte del Estado, que incluye al colapsado y mal administrado EsSalud, que no es ente estatal. No es justo ocasionar más sufrimiento a los pacientes, y agudizar más su dramática desatención. Maniobrando para que el Estado asuma gastos adicionales, y no presupuestados, a fin de que en 30 días (que ya están corriendo), se compren ingentes cantidades de píldoras del día siguiente, para distribuirlas gratuitamente a quienes no requieren curarse ni prevenirse de enfermedades. Ya que sólo les servirá para, gratuitamente, evitar de manera abortiva el embarazo para el que libremente actuaron y ocasionaron.

            Es inconstitucional que un juez ordene al Estado hacer una compra tan sobredimensionada. En especial, cuando ni el Congreso tiene la iniciativa del gasto en la aprobación de leyes, y el Poder Ejecutivo está obligado a comprar mediante un complejo sistema de contrataciones. Pero, hay un juez que ordena al MINSA que en 30 días distribuya, a nivel nacional, las píldoras.

No es correcto propiciar la causa, evitar el efecto y que el Estado pague. Sin embargo, es lo que una fiscal en sus ratos libres se le ocurrió demandar, lo que un juez ha decidido cautelarmente, y lo que el colaboracionismo ideológico del MINSA cumplirá. Es lo más injusto en un país de escasos recursos, con familias sumidas en la miseria, en el que niños y ancianos mueren por carecer de suficiente asistencia médica y de oportunas medicinas sin costo.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 26 de agosto de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

sábado, 20 de agosto de 2016

Otros holocaustos - La Razón

Otros holocaustos
SERGIO TAPIA T.

            La palabra holocausto tiene reminiscencias de la religión hebrea, para significar que la víctima propiciatoria era destruida enteramente para fines del culto sagrado, lo que regularmente se obtenía quemándola por completo, para que nada de ella quedase preservada.

            Para el cristianismo, holocausto es el de Jesucristo, quien se ofreció como víctima propiciatoria voluntaria –y ciertamente inocente- ofreciéndose para la redención de muchos seres humanos, verdaderos responsables de sus faltas y desviaciones, pero que arrepentidos obtienen así la misericordia en la reconciliación. Esta total abnegación, la total renuncia a sí mismo en favor de otros es otra de las acepciones que recoge el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

            Además, se registra un tercer significado, holocausto es también una gran matanza de seres humanos, acaecida en el contexto de un conflicto armado, sea en una batalla o un asalto bélico.

            La segunda guerra mundial, de la que rememoramos en agosto los 71 años de su conclusión, nos evoca los persistentes holocaustos causados por las ideologías en pugna, siendo el de mayor insistencia la persecución racial desatada por el nacional-socialismo alemán que asoló durante la primera mitad del siglo XX contra polacos católicos, minorías etnolingüísticas gitanas y judíos genéticamente considerados, no por sus creencias religiosas (razón por la que sucede el sacrificio de Edith Stein, judía convertida al catolicismo y religiosa en las carmelitas de clausura).

            La ideología comunista también es responsable de diversos holocaustos, en Europa y Asia; antes, durante y después de la guerra mundial.

            El bando ideológico liberal también produjo holocaustos. En Europa la tormenta de fuego causada por la aviación anglo-norteamericana sobre la ciudad alemana de Dresde, en febrero de 1945, quienes mediante dispositivos incendiarios literalmente quemaron a la población civil ahí residente. En Asia, exclusivamente, de responsabilidad de los norteamericanos, fueron las bombas atómicas en las ciudades civiles y de importante población católica, de Hiroshima y Nagasaki. Fueron otros holocaustos, para terminar la guerra, bajo la amenaza tan altamente disuasiva de exterminar la población civil japonesa.

            Luego, se realizaron los juicios de Nüremberg y los menos conocidos del Tribunal de Tokio, para juzgar sólo a los políticos y militares, médicos y jueces de las naciones vencidas. Discriminación no sólo de origen (porque no se aplicó ni a soviéticos ni franco-anglo-americanos), que aún continúa hoy, cuando los principios de Nüremberg suelen aplicarse sólo contra militares que combaten la subversión comunista y no igualmente a los revolucionarios y subversivos, a quienes se les concede el trato preferente de una distorsión de los verdaderos derechos humanos.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 19 de agosto de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

La izquierda incendiaria y antidemocrática - La Razón

La izquierda incendiaria y antidemocrática
SERGIO TAPIA T.

            Las nuevas caras de las izquierdas ingresadas al Congreso, usando la vía electoral en la que no creen, no nos dan una renovada percepción, ni suscita ninguna credibilidad. Serán nombres nuevos, pero la conducta cincelada por la ideología deformante que les da forma y contenido a su manera de pensar y de actuar, sigue siendo “Revolucionaria”, es decir, destructora del orden social y económico nacionales, de la organización política peruana y de la visión cultural nuestra.

            De la misma manera que los terroristas militantes del Partido Comunista del Perú (cuya denominación es barajada con el pseudónimo “Sendero Luminoso”), son delincuentes ideológicamente motivados. El resto de las izquierdas, aunque no empuñan arma asesina, son ideológicamente motivados para la destrucción y disolución político-socio-económico-cultural del Perú.

Los marxistas rinden culto a la “Revolución”, y creen en la fortaleza de los regímenes opresores, como los de Cuba, Nicaragua y, sobre todo Venezuela. Impiden el desarrollo del Perú oponiendo la violencia revolucionaria, multiforme y variada en el tiempo, a cuanto proyecto de inversión aparezca. Especialmente en la gran minería. Habiendo migrado de la lucha revolucionaria sindical al control de espacios territoriales para otorgar licencias sociales a los proyectos de inversión.

            La antiminería revolucionaria. La congresista marxista Marisa Glave ha venido distribuyendo el último libro anti-empresario del profesor de la ex-PUCP, Francisco Durand (“Cuando el poder extractivo captura al Estado. Lobbies, puerta giratoria y paquetazo ambiental en Perú”), quien aún aplica la consabida y ya superada teoría marxista de la alienación. El marxismo trasnochado de este profesor, señala como causa de la alienación económica la existencia de la propiedad privada, y como solución suprimir la propiedad privada; la alienación política la causa el Estado en manos de la burguesía, y la solución es que el Estado quede siempre en manos del partido comunista: como la Cuba castrista, la Nicaragua sandinista y la Venezuela chavista, entre otros muchos más.

            La solidaridad internacionalista con Venezuela socialista. Ha sido la más vil demostración del servilismo antidemocrático. La ideología no los deja pensar ni actuar objetivamente. No les importa a los rojos peruanos que el pueblo venezolano muera en medio de inhumanas privaciones. La anteojera ideológica no los deja ver realidades. Es suficiente para que el resto de ciudadanos peruanos comprueben, una vez más, que los comunistas son el peor enemigo de nuestro pueblo. Y, jamás volver a elegirlos, ni para concejales de distrito, primer escalón del edificio de la representación política.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 12 de agosto de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

viernes, 5 de agosto de 2016

Dos Cardenales, el mismo objetivo - La Razón

Dos Cardenales, el mismo objetivo
SERGIO TAPIA T.

            Los Cardenales de Lima y de París, durante los últimos días han sido objeto del despiadado maltrato que proviene de la vil intransigencia e intolerancia ideológica.

Tras el martirio del sacerdote francés Jacques Hamel, mientras celebraba la Santa Misa en su templo parroquial, el Cardenal y Arzobispo de París André Ving-Trois con todo derecho presidió una importante liturgia en la Catedral de París, con asistencia del presidente de Francia. En su homilía, el Cardenal francés se refirió a la motivación religiosa del crimen (el culto a un dios de la muerte); señaló la respuesta católica como un triple rechazo: al nihilismo, al gusto de la muerte y al espíritu de complotar; criticó la Europa de hoy: a la “deriva”, carente de valores y “legalizadora de las desviaciones”.

Las palabras del Arzobispo de París fueron consideradas “indignas” por la senadora Bembassa del partido Verde. La exministra centrista Bachelot calificó el mensaje cardenalicio como “violencia sin precedentes”. Narassiguin, vocera de los socialistas, dijo estar “indignada” por la referencia al matrimonio homosexual (¡que no fue materia del sermón del Cardenal!), ella inventó el tema de crítica. La concertada ola de censuras fue acallada por la Conferencia Episcopal de Francia que defendió al Arzobispo parisino.

Coincidentemente, en Lima, se cubrió el espectro noticioso con una ola de críticas contra nuestro Cardenal. La enemistad irascible contra Cipriani, manifestada por el promotor del matrimonio gay Carlos Bruce, lo cegó hasta traicionar su mensaje para condescender con bondad interpretativa a unas graves declaraciones del presidente Kuczysnki, mientras pedía la cabeza de Cipriani tergiversándole todo. La neo ministra de la Mujer de un Estado que la Constitución le ordena que a la religión Católica “le preste su colaboración” (art. 50), agresivamente rompió lanzas con el Arzobispo de Lima. La despistada vicepresidenta y congresista Mercedes Araoz olvidó similares declaraciones, anteriores y posteriores, y no fue capaz de conservar similar condescendencia y respeto como Cipriani lo supo guardar con ella y su gobierno.

El Arzobispado emitió una nota de prensa y el clero de Lima una declaración de respaldo a su Obispo. Pero, la guerra continuó: Recojo de firmas para solicitar la remoción del Cardenal (?); presión a Radio Programas para suprimir la media hora sabatina del programa del Cardenal (a quien ya se le negó seguir escribiendo en el diario El Comercio); marcha de la ideología de género para el día 13 que será aprovechada para denigrar al Cardenal. Pero, la inquina puede llegar a más despropósitos.

Es “la dictadura de lo políticamente correcto”. Es decir, la imposición del “pensamiento único”. Nadie puede pronunciarse más allá del libreto que impone el marxismo gramsciano, la cultura de la muerte, la ideología de género, el hedonismo y el relativismo. En ese mundo estamos y existimos.

Publicado en el diario “La Razón”, viernes 5 de agosto de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

sábado, 30 de julio de 2016

Algo huele mal en Guatemala - La Razón

Algo huele mal en Guatemala
SERGIO TAPIA T.
Parafraseando el dicho del soldado Marcelo, en el “Hamlet” de Shakeasperare, “algo huele mal en Guatemala”, con el masivo asesinato ocurrido en la cárcel, para dar muerte al capitán Byron Lima Oliva, injustamente sentenciado como cómplice del crimen contra el Obispo Juan Gerardi, el 26 de abril de 1998.
Guatemala es un país que ha sufrido cruenta violencia de guerra revolucionaria comunista. Las fechorías guerrilleras y terroristas del marxismo-leninismo, de 1960 a 1996, incluyeron el asesinato del embajador de los EUU y el secuestro del Canciller de Guatemala.
Ricardo Angoso, sociólogo y periodista español, ha contribuido con sus investigaciones publicadas, sobre el famoso “Caso Gerardi”, acaecido un año y medio después de la firma de los acuerdos de Paz, suscritos por las organizaciones armadas comunistas y el Gobierno de Guatemala.
Pero, la paz se tornó en venganza y persecución judicial contra los militares. Porque las izquierdas iniciaron la tergiversación histórica, con el proyecto de Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI), que vanagloria al comunismo y culpa de horrendos como ficticios crímenes a las FFAA.
Juan Gerardi, Obispo Auxiliar capitalino, comprometido con la Teología de la Liberación, fue asesinado a golpes en el garaje de su residencia, el 26 de abril de 1998. Dos días después de que presentara su informe “Guatemala Nunca Más”.
Nunca se identificó a los verdaderos autores, porque Mario Orantes que residía con el obispo, ocultó pruebas y cambió de versiones. La empleada doméstica, Margarita López, no aportó nada. Ambos fueron inicialmente arrestados. Pero, por presión a la Justicia, forzando el exilio del juez Henri Monroy, destituyendo al fiscal Otto Ardón y descalificando al antropólogo forense español José Manuel Reverte Coma. Se logró redireccionar la investigación contra las FFAA de Guatemala, logrando la impunidad de los verdaderos responsables.
El 8 de julio de 2011 fueron condenados a 30 años de prisión tres militares: el asesinado capitán Byron Miguel Lima Oliva, su padre el coronel Byron Disrael Lima Estrada (en libertad) y el sargento Obdulio Villanueva (ya fallecido); y a 20 años el mayor sospechoso del crimen Gerardi, Mario Orantes (en libertad desde el 4 de enero de 2013), absolvieron a la empleada doméstica Margarita López, que ayudó a tergiversar la escena del crimen.
El 18 de julio, hace 11 días, fue masacrado en prisión, con armas de grueso calibre y granadas de guerra, el capitán Byron Miguel Lima Oliva. Quien ya había sufrido varios atentados contra su vida. Con él fueron asesinados una visitante medioambientalista argentina y cerca de once presos guatemaltecos del entorno del capitán Lima. La prisión fue retenida por los asaltantes el tiempo que demandó remover las escenas del delito. El sepelio fue inmediato, obviando el rigor de la investigación forense, que generó dudas y sospechas de un crimen de Estado. Una semana antes, el sistema penitenciario ya venía incumpliendo con la asignación de tres custodios para el resguardo del capitán Lima Oliva, quien estaba solicitando reabrir el caso Gerardi, con pruebas sobre su inocencia, con la colaboración del FBI.
En América Latina  la égida violenta es de responsabilidad de las izquierdas, el peligro que nos acecha no proviene del islamismo fundamentalista, sino de los revolucionarios marxistas en sus diferentes facetas políticas y terroristas.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, sábado 30 de julio de 2016, pág. 8


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

Sombras del nuevo gobierno - La Razón

Sombras del nuevo gobierno
SERGIO TAPIA T.
A escasos días de la instalación del gobierno que presidirá el economista Pedro Pablo Kuczynski, elegido para gobernar hasta el 2021, año del bicentenario de la etapa republicana del Perú, pues, como nación y comunidad política nuestros ingredientes culturales son anteriores en el tiempo: el virreinato y el incario, y las culturas preincas de las que tanto nos orgullecemos.
“PPK” es una sigla que resuelve en doble significación la dificultad en pronunciar el apellido Kuczynski. Es la denominación de su partido, y a la vez es él mismo.
Lo económico no fue tema controversial entre los dos candidatos de la etapa final electoral: la hija mayor de Fujimori y PPK. Cualquiera de las dos prometía conducir al Perú por la senda del liberalismo moderado.
Las distancias y diferencias entre Fujimori y PPK, tienen otros ingredientes: la intensidad y eficacia de las políticas sociales de auxilio a los millones de peruanos que sufren marginación socio-cultural. Terreno en el que el fujimorismo ha sido eficaz cuando fue gobierno; pero no es el fuerte de PPK como lo muestra su largo recorrido como ministro de diferentes gobernantes.
Heredamos las consecuencias de un gobierno necio como el de Ollanta Humala. Un disparate político que ha erosionado al Estado, propiciando la anarquía de la cual se benefician todas las expresiones del crimen y el delito.
PPK ha seleccionado su primera carta para presidir el consejo de ministros, a Fernando Zavala, dinámico economista y empresario, contagiado por las estimulaciones provenientes de las izquierdas culturales, e inclinado a aplicar medidas de corrosión social como el matrimonio homosexual.
Advertimos el factor divisionista de la partidocracia, la degeneración de la democracia. Porque los liderazgos políticos se comportan en sorda pugna que no cesará de incrementarse, porque jugar a las contradicciones irreconciliables conduce al abismo de las posiciones partidistas.
No es de buen agüero que el gobierno de PPK se realice a partir de un equipo de ministros ensamblado y sin unidad de visión política, además de sufrir la influencia de los clubes de pensamiento radicales en los que se han convertido nuestras izquierdas, siempre de oratoria violentistas pero carentes de masas revolucionarias, y que han sabido subirse al carro del gobernante PPK.
No es un alentador horizonte, habrá efectos negativos en nuestra Nación, la que otra vez pierde las posibilidades de gozar del buen gobierno.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 22 de julio de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

PPK-Zavala: inminentes amenazas, de las gay y de las otras - La Razón

PPK-Zavala: inminentes amenazas, de las gay y de las otras
SERGIO TAPIA T.

            A pesar del rotundo fracaso que Bruce obtuvo en su escandalizador proyecto de ley, que copiando la institución jurídica del matrimonio, pretendía unir parejas de homosexuales. No hay duda que, con PPK en el gobierno, esta iniciativa así como todo el “paquete” relacionado contra la vida humana, que se camufla en frases efectistas y en vanas consideraciones, estarán en la orden del día gubernamental de los próximos cinco años.
Extender todos los derechos del matrimonio, en beneficio de quienes no satisfacen los requisitos; se sumarán sin duda, la ampliación de las causales para el aborto, la liberalización de las técnicas de reproducción artificial, las campañas anticonceptivas, la tolerancia al suicidio y a la eutanasia.
            El tema es arduo, y algunos han incurrido en confusiones. Circula por facebook una fotografía de PPK, en los últimos días de su campaña de primera vuelta, mostrándose con un “auto-publicitado dirigente pro-vida”, quien usurpando representaciones de las que carece, trató de inducir a votar por PPK, justificando su maniobra en que PPK le habría dicho: A Bruce lo tengo por el techo, no por el lecho.
El ingenuo interlocutor esporádico, cayó abrumado ante el estilo socarrón de PPK, que induce al fraude mediante la desorientación con palabras mañosas y demás trapazas, con las que gusta carcajearse ante la prensa. Este estilo de comunicación de PPK, deberemos sufrir los próximos cinco años.
            Las primeras declaraciones del anunciado primer ministro de PPK, Fernando Zavala, son: “Estamos a favor de la Unión Civil no matrimonial y vamos a ir al Congreso”. Avisó la guerra a la población peruana que rechaza la iniciativa: ¿Estas son las prioridades del gobierno que se avecina?
Haciendo números, los congresistas de PPK con los de Acuña, quien prácticamente co-gobernarán, y las aproximaciones al APRA y acción Popular; no dan la posibilidad de aprobar ninguna ley. Porque, la amplia mayoría es la del partido fujimorista. Aunque en sus filas, los temas pro-vida no se han asumido como posición partidaria, se dejan a la libertad de conciencia de sus parlamentarios. Lo que deja un espacio de maniobra a la dupla “Bruce-Zavala” para incrementar en algo su caudal de votos, con algunos fujimoristas.
Yo confío que se impondrá el recto criterio de conciencia en materia de defensa de la vida. No se puede desertar frente a sectores tan vulnerables como el concebido, la adolescente embarazada, el enfermo grave y el anciano desvalido.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 15 de julio de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

Nuevos atentados contra la vida humana - La Razón

Nuevos atentados contra la vida humana
SERGIO TAPIA T.

            El desarrollo de los conocimientos y la práctica de la investigación en las ciencias de la vida (embriología, biología, medicina, etc.), cuando se pierden los causes de la moralidad, se trastocan y producen daño, alejándose del bien que inicialmente tenían intención de procurar.
El Perú hoy es objeto de apetencias para nuevos mercados, entre los que hay que destacar los servicios de la fecundación artificial, que traerá consigo el tráfico comercial de gametos y de embriones; y el alquiler de vientres para el embarazo.
Los gametos son las células reproductoras de la vida humana: el espermatozoide masculino y el óvulo femenino. Los embriones son los óvulos fecundados por los espermatozoides. “Fecundados” nos indica que hay vida humana inicial. El embrión, entonces, es persona protegida por el derecho.
            La compraventa de gametos usualmente se encubre como “donación”. Pero como se paga por el arreglo, no es donación, aunque así se le llame.
            Se provocará una subversión jurídica en la identidad de los seres humanos producidos mediante artificios técnicos. Lo que entendíamos por padre y madre, por razones biológicas y por el ADN comprobatorio, será sustituido por la expresión de un acto de voluntad: “Quiero que mi hijo sea tú”, y con plata de por medio, eso basta. Se alterará el derecho de familia.
            Habrá costos que serán endosados a los empleadores y ESSALUD, porque la que resulte madre (por manifestación de voluntad pro-creacional), no porque su óvulo fue fecundado, ni porque haya gestado la maternidad, sin embargo le será reconocido el derecho laboral del descanso natal.
            El ser humano producido técnicamente podrá tener dos papás (el que aportó el esperma y el que lo compró) y tres mamás (la aportante del óvulo, la que lo compró y la del vientre alquilado para el embarazo).
            Lo jurídico tiene límites, la verdad de las ciencias biológicas y la bondad que aporta el raciocinio moral. No descansa en la voluntad perversa del legislador.
            Si esto sucediera en el Perú, próximamente, sugeriría modificar el guion de Frankenstein, ya no un enajenado médico que experimenta las propiedades resucitadoras de la electricidad; sino un legista que plasma sus categorías ideológicas al servicio de intereses comerciales de terceros.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 10 de julio de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

Un día contra las drogas en el Perú - La Razón

Un día contra las drogas en el Perú
SERGIO TAPIA T.

            Desde el año 1987 los países pertenecientes al sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), celebran cada 26 de junio, el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.
            Pues, en el Perú pasó bastante desapercibido, salvo alguna iniciativa privada y alguna deslucida actuación pública. Y, desde nuestros sistemas educacionales, público, y privado, escolar y superior; no ha habido ni “bulla” ni “calle”.
            ¿Es para alarmarse? Tal vez, porque el Perú no es cualquier país frente al problema de las drogas. Nuestro territorio ha sido seleccionado por los oscuros intereses del comercio ilegal de las drogas, para que rivalice el primer lugar, confrontando a Colombia y Bolivia.
Muchos años hemos salido en el primer lugar como país productor de hojas de coca, así como en el primer puesto como país productor de cocaína. En reiteradas ocasiones hemos lucido ambos “logros” en el mismo año.
Siendo, pues, el primer país en lo que a cocaía se refiere: ¿Cómo deberíamos celebrar cada 26 de junio?
Me viene a la memoria lo que el Coronel francés Pierre Cháteau-Jobert: afirmaba, si en un país no se logra vencer al tráfico de drogas, es porque el Estado no quiere.
El apotegma es confrontacional. Cuando se opta para que prevalezcan las formas exteriores y para que prime “lo políticamente correcto”. El Perú, en cuestiones de drogas, yace en la postración:
¿Qué día contra de la droga podemos realmente festejar?
¿Qué palabras sinceras contra la droga, podría pronunciar un presidente, al cabo de su período gubernamental de cinco años: qué hizo, qué no hizo?
¿Qué hizo cada ministro de estado, desde el poder, contra la droga; cuya derrota exige una la acción multisectorial del Estado? ¿Será necesario ir con un lamparín, a plena luz del día, buscando quién lucha de verdad contra las drogas en nuestro país?

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 1 de julio de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

domingo, 26 de junio de 2016

La información y la política - artículo La Razón

La información y la política
SERGIO TAPIA T.

            Aristóteles, el admirable filósofo de la antigüedad griega, definió al ser humano como un “animal político”. Hoy en día, para la multiplicidad de los saberes científicos, el ser humano es una unidad de materia y espíritu. Y, si cuidamos de entender las potencias que comprende el aspecto espiritual del ser humano, encontraremos que ahí residen la inteligencia, la voluntad, la libertad y el dominio sobre los demás seres y cosas. Es decir, que la categoría aristotélica denominada “política” tiene relación con el aspecto espiritual del ser humano, en el cual residen aquellas potencias capaces de edificar un orden creativamente humano, que es el arte y la ciencia de la política. Destinada a la edificación de la vida de los hombres en sociedad, para la mejor realización perfectiva de la persona humana.
Por lo tanto, es el hombre un animal político. Y, vinculado a esta naturaleza del ser humano, se encuentran las variables de la participación de ese mismo ser humano en la política.
Participar es, tomar parte de algo, o tomar parte en algo. Ambas son formas de participación. La segunda denota ser más activa, y la primera indica ser pasiva.
Hay grados en la participación política que los ciudadanos deberían aspirar satisfacer. El primer grado de la participación política es participar de la información. Es un compromiso, pero pasivo.
Pero, sin estar convenientemente informados, no podrían los ciudadanos ejercer un voto consciente y calificado. Aunque, información no es sólo la que difunden los medios de prensa (radio, tv, prensa escrita), también es información la que proviene de las ciencias y las tecnologías.
Los otros grados de información, de mayor intensidad activa, son el participar dando asesoría o consejo, participar en la adopción de las decisiones y participar en la ejecución de lo decidido. Sobre dichos grados volveremos.

Publicado en el diario “la Razón”, Lima, viernes 24 de junio de 2016, pág. 6
Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/


El Frontón, los héroes de Sendero - artículo La Razón

El Frontón, los héroes de Sendero
SERGIO TAPIA T.

Este 18 y 19 de junio se cumplen 30 años de los luctuosos acontecimientos producidos por el Partido Comunista del Perú (alias “Sendero Luminoso”), en el penal de la Isla El Frontón, ubicada frente al Callao.
Los años transcurridos dan perspectiva para la reflexión.
Estanislao Cantero, galardonado escritor español, afirma que cuando la historia se contamina con ideologías, los hechos ya carecen de importancia. Porque se desdibujan los acontecimientos, y la nueva versión deberá ser creída, como profesión de fe (el juez Garzón sostenía que la ideología es como una fe religiosa).
Sobre los sucesos hay testimonios de primera mano, recogidos de 1986 a 1989, mediante los partes de las dependencias navales; el informe del Comando Conjunto de las FFAA; los dos procesos judiciales en el Fuero Privativo Militar (procesos sucesivos, que agotaron todas sus etapas, en dos ámbitos de competencia diferentes: la Zona Judicial de Marina y el Consejo Supremo de Justicia Militar), y en los que consta la libre declaración de los 34 terroristas sobrevivientes.
Los presos por terrorismo, del Partido Comunista del Perú, se rebelaron con armamento clandestino; tomaron control de las instalaciones penitenciarias; a los policías los redujeron a rehenes, les quitaron sus armas, los torturaron con crueldad y asesinaron a uno; rechazaron todas las propuestas de diálogo y negociación ofrecidas por una Comisión de Paz, por jueces y fiscales, por políticos y militares. Asesinaron 3 marinos e hirieron gravemente a otros 20, quienes aún sufren sus consecuencias. El catedrático Abimael Guzmán, jefe del partido terrorista, es el autor intelectual de la muerte de todos los fallecidos en esos días en El Frontón, para que el terrorismo teniendo muertos en combate, los proclamase héroes.
Desde 1989 hay una adulteración de esa versión histórica, porque la visión politizada se impone en el Informe del Congreso por la influyente autoría de la Izquierda Unida bajo la conducción del profesor PUCP Rolando Ames; en los dos procesos en la Corte IDH (que al ingresar la demanda un miembro de esa Corte me dijo: “Pero, este es el caso de los héroes del terrorismo”); en las investigaciones fiscales paniagua-toledistas del 2000-2004 y del 2007 adulteradas por el pensamiento caviar oenegenista, y desde el 2004 la triple investigación judicial infructífera, carente de acervo probatorio, pero blandida para amenazar la libertad, la tranquilidad y la salud de los marinos sobrevivientes.
Pero, se hemos obtenido nuevos destellos de la verdad, mediante dos Habeas Corpus, uno concluido en el Poder Judicial y otro en el Tribunal Constitucional, que garantizan derechos humanos al debido proceso, la prescripción y las garantías penales en favor de los marinos del Perú.
Todos los peruanos menores de 30 años no habían nacido cuando un centenar y medio de terroristas se amotinaron con armas enfrentando, combatiendo y causando bajas a un número similar de marinos que se le opusieron. Muchos de los peruanos menores de 45 años quizá no recuerden como vivencias personales este episodio de Guerra Revolucionaria en el Perú. Estos caracteres generacionales son una vulnerabilidad aprovechada por el siniestro Informe de la Verdad (donde vuelve a aparecer Rolando Ames como autor) y su rémora el Museo de la Memoria caviar.
De la revolución armada leninista-maoísta de los años 80s, hemos sido transferidos a la revolución cultural gramsciana. Y, Sendero Luminoso (el Partido Comunista del Perú) tuvo la ironía extravagante de proclamar para sí, que el 19 de junio es “El Día de la Heroicidad”.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 17 de junio de 2016, p. 6

Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

¡DDHH: cuántos abusos en tu nombre! - artículo La Razón

¡DDHH: cuántos abusos en tu nombre!
SERGIO TAPIA T.

Lo que internacionalmente se ha venido en denominar “derechos humanos”, son lo mismo que cada Estado legisla en sus Cartas Constitucionales bajo el nombre de “derechos fundamentales”.
Las constituciones de cada Estado, se elaboraron con doble motivo. De un lado, garantizar los mínimos derechos de la mayor parte de las personas, frente a la pequeña porción de personas que ejerce autoridad (legislativa, ejecutiva o judicial, u otra variante de las funciones estatales), y de esta manera evitar la violación de los derechos sustantivos de la persona, cuando la autoridad no es justa y se ejerce arbitrariamente. De otro lado, las constituciones contienen las normas de la organización de los poderes y funciones de las autoridades estatales.
Los tratados de derechos humanos nacen por efecto del perfeccionamiento de los sistemas de comunicación y de transporte, que acortan tiempos y distancias, dando la apariencia de que el mundo se ha empequeñecido, para unos en la proporción de una aldea. Pero, esos tratados son de aplicación supletoria y complementaria a los derechos fundamentales legislados por los Estados.
Los derechos humanos son normas supletorias, esto es proceden aplicarse si no existe la protección en la legislación nacional. Pero, si el derecho nacional protege más los derechos de las personas, es inconcebible que en nombre de “los Derechos Humanos”, se desconozca y se recorte la mejor garantía que ofrece la legislación interna de los Estados
En el Perú resulta extraño y contradictorio que, por resarcir una presunta violación de derechos humanos en perjuicio de terroristas que son violentos violadores de los derechos de todos los demás; sin embargo, a los miembros de las FFAA no se les respete sus derechos más elementales, transformándose la persecución judicial en un derecho penal inmisericorde como si el enemigo del Perú fuera nuestra propia FFAA.
            Este vicio se extiende. Costa Rica fue condenada en el 2012 por violación de derechos humanos, porque su legislación protege la vida desde la concepción (como lo prescribe el tratado).
Paraguay viene sufriendo, actualmente, inconcebibles presiones para que despenalice el aborto y extienda el matrimonio a parejas homosexuales. El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, con pleno apoyo de su Congreso Nacional, ha dicho “Basta” a la intromisión de jueces extranjeros anti-vida y pro-gays.
Es paradójico que tengamos que protegernos de las decisiones de los jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, quienes fueron elegidos y se les paga para defendernos. Los Estados Americanos deben adoptar pronto medidas correctivas contra la Cultura de la Muerte que favorece el aborto y la eutanasia, y contra la Ideología de Género que confunde la libertad con los derechos, sobredimensionando excesos y banalidades.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 10 de junio de 2016, p. 6

Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

Sentenciaron contra los DDHH del concebido - artículo La Razón

Sentenciaron contra los DDHH del concebido
SERGIO TAPIA T.

            La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), es un organismo de derecho público internacional, es decir, no es una ONG. Aunque suelen insertarse en ella los activistas de ONGs radicales e ideologizadas; inspiradas en los contravalores del naturalismo, el historicismo y el relativismo, que las hace subversivas por su compromiso con la praxis marxista.
            Las ONGs son asociaciones de personas de naturaleza privada, y responden a iniciativas surgidas de algún interés. En tanto que, la Corte IDH la integran siete miembros, elegidos por más de 30 gobiernos, reunidos en asamblea general de la Organización de los Estados Americanos (la OEA). En su labor, estos magistrados deben de responder a sinceros criterios de honestidad y responsabilidad, porque son los encargados de interpretar los tratados de DDHH.
            Pero, por sus sentencias podemos lamentar que la Corte IDH se ha reducido a instrumento de intereses ideológicos, en especial a la Ideología de Género y de la Cultura de la Muerte, que es de fuerte impregnación marxista.
            La Corte IDH ha condenado como violador de derechos humanos al Estado de Costa Rica por tener una legislación protectora de la etapa embrionaria de la persona humana: ¡¿Qué?!
Y, lo ha condenado por no proteger a la “familia”: ¡Qué infamia!
Los jueces firmantes de esa sentencia decidieron contra la letra del tratado, que juraron cumplir y hacer cumplir.
La Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su artículo primero, establece que el derecho a la vida debe ser protegido desde la concepción. Pero, los jueces de la Corte IDH con un juego de palabras (sabiendo que el papel aguanta todo), identifican confusamente “concepción” con “implantación” del óvulo fecundado. Lo que para las ciencias (antropología filosófica, biología, bioética, etc.) es un craso y mayúsculo error.
Pero, en esos jueces de la Corte IDH no hay error, hay intención ideológicamente motivada, para inferir una grave ofensa a la dignidad humana de todos los hombres de América Latina.
La sentencia de marras es permisiva a la práctica de la fecundación in vitro por motivos de “género”, no hace caso a la magistral y reiterada distinción lingüística dilucidada por la Real Academia Española: los seres humanos tienen sexo, y las palabras son las que tienen género.
Por lo que la Corte IDH ya se alineó con la babilónica táctica de la Ideología de Género.
Es hora que los Estados de América pongan ojo y orden sobre la Corte IDH, no es tolerable que una minúscula gavilla de ideologizados malinterpreten y traicionen los legítimos derechos de la persona humana en nuestro continente.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 3 de junio de 2016, p. 6
Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/


lunes, 30 de mayo de 2016

DDHH: soberanía y supletoriedad - La Razón


DDHH: soberanía y supletoriedad

SERGIO TAPIA T.

 

            Hay quienes promueven el matar como derecho, para aplicar el aborto a seres humanos en etapa embrionaria; y se dedican con empeño a legalizarlo.

Para disminuir su tarea, los promotores de la Cultura de la Muerte hacen referencia a resoluciones y sentencias internacionales sobre derechos humanos, en tanto favorezcan a su ideología. Difunden que son de obligatorio cumplimiento universal, porque pretenderían ahorrarse múltiples campañas y cabildeos en cada país.

            La Convención Americana sobre Derechos Humanos, en el segundo párrafo de su Preámbulo, consigna: “Reconociendo que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana, razón por la cual justifican una protección internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos”.

En estas últimas líneas hay un importante criterio ordenador de la normatividad estatal y el derecho internacional de los derechos humanos. Al ordenamiento jurídico internacional lo califica como “coadyuvante” o “complementario” de la legislación de cada estado.

Por lo tanto, si el derecho nacional es más protector de los derechos de la persona humana; entonces cede la preferencia el derecho internacional de los derechos humanos, y no se aplica.

El tratado establece una medida que es el límite inferior al que los estados soberanos se comprometen arribar con sus legislaciones. Pero, si el derecho nacional protege más, no es lógico que se pretendan imponer normas para rebajar la protección de los derechos de las personas.

Pero, la incoherencia cunde en las resoluciones de la Comisión y en las sentencias de la Corte interamericanas de derechos humanos, cuyas interpretaciones son ideológicamente tributarias de la Cultura de la Muerte.

La Convención Americana establece sus reglas de interpretación, y en el literal b) del artículo 29, señala la mayor jerarquía normativa de la legislación interna frente a la menor protección internacional. Por lo que nunca debió la Comisión exigir un aborto a un país que lo rechazaba, ni la Corte puede aspirar que su sentencia favorable al aborto, sea de cumplimiento obligatorio para todo el continente.

El tratado es muy claro, en el artículo 1: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.”

Es grave que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, tergiverse y mal interprete los auténticos derechos humanos.

 

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 27 de mayo de 2016, pág.6


Blog (colección artículos publicados en La Razón):  http://sergiotapiatapia.blogspot.com/