viernes, 25 de noviembre de 2016

Ideología de género: escándalo educativo - La Razón

Ideología de género: escándalo educativo
Sergio Tapia

            Hoy, a partir de la 1.00 p.m. habrá el segundo platón, un medio de protesta permaneciendo parado un buen rato, frente al edificio del Ministerio de Educación, en San Borja.

Esta resistencia ciudadana, es por la amenaza de la aplicación de un nuevo plan de estudios, para los bebés de educación inicial, los niños de primaria y los adolescentes de secundaria.

Con el nuevo currículo de educación básica se pretende implantar la “ideología de género”. Es decir, el error conceptual con graves consecuencias para la ética individual y la moral pública. La ideología de género desvirtúa la sexualidad humana, que debe ser apreciada desde la ontología (el ser del varón y la mujer, que son ambos seres humanos, pero constitutivamente, diferentes); desde la antropología (el genio de mujer la hace muy diferente al varón) y desde la biología (cerebralmente diferentes, y también cromosomáticamente por lo que todas las células y órganos son masculinos en el varón, y femeninos en la mujer).

La “ideología de género” decide sin ningún fundamento, que no hay diferencias sexuales entre los seres humanos, y lo que hay es género. La Real Academia Española de la Lengua /RAE) ya ha advertido no seguir confundiendo sexo con género. El sexo (varón y mujer) en los seres humanos y en muchas especies de animales (macho y hembra), es distinto al género, que es una construcción gramatical, de cada idioma, para distinguir las palabras en masculinas, femeninas y neutras: “balcón” es masculino en castellano, y “mesa” es femenino, pero no tienen sexo (el balcón no es un macho, ni la mesa es hembra). Pero, las palabras tienen género gramatical (son masculinas, femeninas o neutras). Esto ya ha sido aclarado y rectificado hace años por la RAE, cómo “nuestro Ministerio de Educación” yerra en algo tan elemental para la educación de nuestros escolares.

No es un error que se disculpe o perdone. No hay atenuantes. Es error perverso, mal intencionado, ideológico, del que el Ministro de Educación tiene responsabilidad política.

Nuestra Constitución consagra el derecho de toda persona a su identidad cultural (que viene de sus principios religiosos, morales, filosóficos), y con respecto a la cultura de la Nación peruana el Estado está obligado a protegerla (art. 2, 19).

El educando tiene el derecho a una formación que respete su identidad (art. 15). Constitucionalmente se acepta la legitimidad del orden natural al garantizar la libertad de enseñanza, y se reconoce el derecho irrestricto de fundar y conducir entidades educativas. El Estado, en materia educativa, está limitado, porque debe coordinar la política educativa y formular lineamientos generales de los planes de estudios (art. 16).

Por lo tanto, el currículo nacional de educación básica, es inconstitucional, rebasa las atribuciones estatales.

Mientras tanto, sigo esperando que PPK haga honor a su juramento de gobernar con los 10 mandamientos, y honre la consagración de todos los funcionarios de su gobierno al Corazón de Jesús y de la Virgen, que hizo el pasado 21 de octubre.


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

viernes, 18 de noviembre de 2016

Poder homosexual e ideología de género - artículo La Razón

Poder homosexual e ideología de género
Sergio Tapia

            No es necesario ser muy avisado para darse cuenta que, en este gobierno de PPK, se han desatado tempestades que amenazan  nuestra estabilidad y continuidad como comunidad nacional. Aún, tendremos que aguardar los efectos de aquel juramento de PPK para gobernar guiado por los diez mandamientos y consagrando su persona y su gestión presidencial al Corazón de Jesús y de la Virgen María.

Mientras tanto, estamos inundados de expresiones como el lobby gay, poderes fácticos, ideología de género, transexualismo, feminismo revolucionario, derechos humanos legitimadores de la orientación sexual, etc. Que forman parte de un novísimo vocabulario que ha penetrado en nuestra República, contaminando el debate parlamentario, las sentencias (del PJ, el TC y el JNE), los planes de gobierno de algunos partidos, así como las directivas, guías y planes de los ministerios del poder ejecutivo.

El común denominador de todo esto es que provienen de grupos insignificantemente numéricos (que no son representativos de mayorías que califiquen para adoptar decisiones democráticas) y tienen a su servicio el poder mediático que unido al activismo frenético aparentan ser más de lo que realmente son y representan.

            Esta guerra político-cultural con la que arremete la ideología de género promotora de la homosexualidad, es un tema arduo en el que hay alianzas militantes de amistad y de enemistad. Percibimos, ya, que en la Nación se distingue entre los que son respetuosos del Orden Natural y Cristiano (consustancial a nuestro Ser y Esencia nacionales), de los que sirven subyugados a la embriaguez de la ideología mentirosa, al eslogan vacío de racionalidad, a la importación de actitudes foráneas y al servicio de cuantiosos y obscuros dineros.

            Es alentador que la destacada Red de Jóvenes Provida convoque a un segundo Plantón el próximo viernes 25 a partir de las 3 p.m. frente al Ministerio de Educación, para expresarse contra la guías de deformación de la identidad sexual que se aplicarán en el año escolar 2017, por lo tanto cita imperdible para los padres de familia.

Anima constatar que los movimientos evangélicos hagan intensa tarea para contener la expansión de la inmoralidad, entre los merece destacar al Movimiento Misionero Mundial, así como la Radio-TV Bethel.

Consolida que obispos y sacerdotes se afanen en instruir a sus fieles para este combate. La convocatoria en defensa de la moral pública se hace desde diversas organizaciones, plataformas y ligas pro-vida, entre las que destaca la Asociación Pro Defensa de la Vida. Hay trabajo médico y social intenso por la antigua CEPROFARENA. Y prosigue la labor jurídica eficaz por la ong Sin Componendas.

Saludo el esfuerzo concertador de la nueva fundación: Resistencia por el Orden Natural, la Vida y la Familia. Denominación que sintetiza los objetivos que requieren ser consolidados en nuestro tiempo.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 18 de noviembre de 2016, p. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

viernes, 11 de noviembre de 2016

Sentencia TC 6040: golpe de estado

Sentencia TC 6040: golpe de estado
Sergio Tapia
            El golpe de estado es que un grupo de personas desplace a las autoridades legítimas, para sustituirlos en sus funciones. Es una acción arbitraria, ilegal y desprevenida, que no requiere rebeldes u opositores al sistema, porque se puede perpetrar desde un órgano del Estado contra los demás.

            Desde el martes 8 de noviembre, se hizo pública una sentencia aprobada por cuatro miembros del Tribunal Constitucional, por la que técnicamente perpetran un golpe de estado. Tal como es descrito por los otros tres magistrados de ese tribunal, quienes califican a sus colegas golpistas de haber realizo esfuerzo intenso y con necesidad extrema para introducir la ideología de género en el Perú, con el afán de favorecer al residente en Francia, Rodolfo Enrique Romero Saldarriaga, quien con tratamientos contratados en Europa, se “siente” mujer, y que no sólo quiere llamarse “Ana”, sino que en su DNI se le identifique como “mujer”. Lo que podría tener como efecto, en el Perú, el matrimonio homosexual, porque cromosómicamente y biológicamente Rodolfo (Ana) es un varón, quien podría casarse con otro varón, por la falsedad de su identidad como mujer, en el DNI que le autoriza esa sentencia del TC.

La disparatada Sentencia causa despropósitos jurídicos. Crea el precedente para interponer amparos contra sentencias firmes del Tribunal Constitucional, por lo que los procesos no acabarían nunca. Usurpa funciones del Congreso, porque cuatro miembros del TC disuelven la Constitución y modifican a su antojo dos códigos procesales, para legitimar la demanda de Rodolfo (o de Ana), quien residiendo en Francia según su DNI, eligió presentarla indebidamente a un juez de Tarapoto, Félix Romero, que tiene antecedentes de favorecer con sus sentencias este negocio de género. La corrupción ha sido avalada por la sentencia golpista.

Los fundamentos indebidos abundan: traducciones erróneas de sentencias europeas en DDHH, referencias a sentencias de la Corte IDH que no tratan el tema del cambio de sexo y mentir sobre la jurisprudencia anterior del TC para dejarla sin efecto. En suma, una intolerable usurpación, que debe ser denunciada y sancionada por el Congreso, destituyendo a sus autores.

            La decisión es ideológica, no tiene fundamento científico. En la sentencia se afirma que la OMS decidirá en el año 2018 (eso se dice, aunque Ud. no lo crea), que la transexualidad no es patología.

            Pero, más grave aún es que la sentencia de marras nos deja sin Constitución, al sostener que los textos legales por naturaleza son “contenidos indeterminados”, lo que les faculta a ellos mismos establecer en sus futuras sentencias cuál ha de ser la constitución real del Perú. Pues, será, la que les de la gana a estos cuatro jueces que pretender disolver el Congreso.

            Los congresistas están en la obligación de fiscalizar a los funcionarios autores este desaguisado, aplicarles los artículos 99 y 100 en defensa de la misma Constitución, destituirlos, denunciarlos penalmente y designar a sus reemplazantes, quienes de inmediato deberán dejar sin efecto sentencia tan malvada, por ser inhumana.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 11 de noviembre de 2016, p. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

viernes, 4 de noviembre de 2016

Inhumanidad y DDHH - artículo La Razón

Inhumanidad y DDHH
SERGIO TAPIA T.

            Si la ley (y con ella las constituciones políticas, así como las sentencias judiciales nacionales o internacionales) se redujera a ser sólo una arbitraria decisión de quien tenga atribución para aprobarla, se pondría muchísimo en riesgo, por cuanto podría volverse legítimo hasta lo que por naturaleza es repudiable.

            La subordinación a la realidad de lo que el ser humano es, por propia naturaleza conocida mediante la ciencia, es el fundamento más sólido de la acertada formulación de los derechos humanos, o derechos fundamentales de la persona humana. Porque el derecho no es una carrera frenética de leyes que inventan lo que la persona debería ser, según la concepción ideológica del autor de la ley. El derecho es el reconocimiento de la realidad que surge de la naturaleza de la persona, y ésta objetivamente captada con la ayuda de los conocimientos objetivos de la ciencia.

Sin embargo, hoy, por desgracia, observamos que la ley (tanto la que se elabora en el parlamento en las naciones, como la ley internacional que se expresa mediante los tratados aprobados por plenipotenciarios que representan gobiernos de Estados), viene desquiciándose de su recto origen y leal finalidad, al estar sometida a los vaivenes de las ideologías de turno.

La ideología es de por sí, una deformación en la captación de la realidad, debido a la prejuiciosa manera de entenderla. Las ideologías son producto del racionalismo, y éste tiene como fruto comprender la realidad sólo como formulación de ideas subjetivas negadoras y contradictorias de la realidad objetivamente aprehendida.

Las ideologías históricamente han sido tres, todas nacidas o culminadas en la edad contemporánea: El absolutismo monárquico sirviente del deformante principio del derecho divino de los reyes, que erigió a los monarcas como soberanos con derecho irrestricto a conducir los Estados como les diera la gana; el liberalismo consagrante de los derechos absolutos del individualismo antisocial, cuya expresión aún subsistente es el capitalismo salvaje, y los socialismos que son una diversidad de ofertas que van desde el comunismo desastroso hasta el nazismo, todo un abanico de sistemas antihumanos consumadores de los crímenes más perversos.

Pero, hoy en día campea en los predios donde se elaboran las leyes, una nueva visión racionalista y subjetiva, negadora de la realidad y perversa contra la misma naturaleza humana: la ideología de género. Portadora del reduccionismo sexual y el desquiciado invento de re-inventar el hombre como a cada uno le dé la gana; heredera de las más infames caricaturas del ser humano provenientes de las tres ideologías predecesoras. Es la que sostiene la legalización del aborto, de la eugenesia y de la eutanasia; es la que nos sorprende con las re-elaboraciones de lo que es el ser humano sin naturaleza definida y reconocible y como resultado de una invención decidida subjetiva y malsanamente, como lo es la que se expresa con la repudiable sigla de LGTBIQ.

La ley ha de ser el reconocimiento de la realidad del ser humano, y no debe reducirse a convertirla en una re-invención del ser humano que alguien quiere re-diseñar, porque sería lo más antihumano que podría ser producido por el mismo hombre: la formulación de unos DDHH antihumanos.

Publicado en el diario La Razón, Lima, viernes 4 de noviembre de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

viernes, 28 de octubre de 2016

PPK, la consagración como hoja de ruta

PPK, la consagración como hoja de ruta
SERGIO TAPIA T.

            El viernes 21 de octubre, es un mes de especial devoción manifestada por procesiones numerosísimas acompañando el paso del Señor de los Milagros, el presidente de la República ejerciendo “la autoridad que se me ha otorgado” declaró bajo juramento “cambiar todo lo que nos separa de” Dios. Previamente había puntualizado que “con la autoridad que se me ha otorgado, hago un acto de consagración de mi persona, mi familia, aquí presente mi esposa, y la República del Perú”.

            No es la primera vez que la Nación peruana se consagra a Dios, tampoco que lo haga un presidente de la República. El 12 de diciembre de 1954, con ocasión de la clausura del V Congreso Eucarístico Nacional, ante más de doscientas mil personas, en Lima, Manuel Odría presidente de la República señaló que “la fe católica había sido siempre profesada y defendida por el Gobierno Peruano y que ahora la confesaba públicamente”.

            Consagrar, en una de sus acepciones, es hacer sagrado a alguien o a algo. Hace una semana, el presidente de todos los peruanos que “es el jefe del Estado y personifica a la Nación” (Art. 119, Constitución), puso en manos de Dios su “gobierno con todos sus trabajadores y ciudadanos que están bajo mi responsabilidad” y además “ofrezco a “Dios Todopoderoso mis pensamientos y decisiones como Presidente”.

            Una consagración no es un sortilegio. No quita la libertad de las personas y su responsabilidad individual por sus actos. Es una declaración de intenciones, bajo juramento. El presidente expresó esta intención política: “siempre estar consciente de los Diez Mandamientos al gobernar[lo]”.

            Un acto de consagración requiere ser consciente, deliberado y querido. Entonces se entiende que desde los predios católicos se exija rectificaciones al presidente, por las decisiones sobre moral pública que se asoman amenazantes contra la vida y la familia.

La consagración de PPK es una rectificación pro-vida y pro-familia, que debemos creer, esperar y demandar su cumplimiento. Es como la Hoja de Ruta de Humala, por cuyo mérito fue electo presidente, porque se comprometió en no aplicar el chavismo absolutista.

El acto de consagración de PPK es legítimamente constitucional, porque el Estado peruano ni es laicista ni ateo. Nuestra Constitución invoca a “Dios Todopoderoso” en el Preámbulo; reconoce el ejercicio de la libertad religiosa sin límites (salvo la preservación de la moral y el orden público); los ministros y altos funcionarios juramentan ante el Dios crucificado y la Biblia (salvo los no católicos que optan por la promesa), y en el artículo 50 reconoce a la Iglesia Católica como importante elemento de la formación histórica, moral y cultural del Perú.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 28 de octubre de 2016, p. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

sábado, 22 de octubre de 2016

Subversión y minería - La Razón

Subversión y minería
SERGIO TAPIA T.

Parece extraño que alguien se muestre contrario al progreso económico del país. Parecería extraño que algunos constituyan un club de pensamiento ideológico para pensar la estrategia y las tácticas con la finalidad de paralizar el desarrollo económico que redunda en el desarrollo social. Es más, sería impensable que en la probabilidad de la existencia de esas enemistades, el Estado no se encuentre preparado para asumir roles previsores, ni cuente con sistemas programados de alerta y reacción temprana para el manejo de crisis del orden público y la seguridad de personas y patrimonios privados.

Pero, eso que nos podría parecer imposible viene ocurriendo, desde hace un tiempo, por la responsabilidad inactiva de algunos gobiernos e incluso por cierta complicidad por parte de algunos otros gobiernos. Podemos afirmar que el Estado no aprendió nada después de la inhumana experiencia terroristas de los 80s y 90s. Como si el Perú no hubiera tenido 25 mil muertos a causa de la subversión terrorista marxista, ni la pérdida de incontables miles de millones de soles a causa de la fiebre revolucionaria marxista.

Pero, el marxismo es ideología fría, por lo que sigue y prosigue en su afán de crear zozobra, anarquía, destrucción, desmoralización y profundas crisis éticas, sociales y por supuesto económicas.

Lo cierto es que la causa del problema social en Las Bambas es típicamente una operación revolucionaria antiminera, como ya hemos tenido varias en los últimos diez años, y todas exitosas, a lo largo del país, desde Cajamarca hasta Puno. Ahora le ha tocado el turno a Apurímac, a un yacimiento minero que es el número tres de importancia mundial. No es poca cosa.

La sublevación violenta de masas campesinas, para impedir las actividades de transporte de minerales, es de carácter subversivo.

El gobierno del presidente Kuczysnki hasta ahora no ha dado señales acertadas para explorar soluciones. Todas sus iniciativas desde el Ministerio de Energía y Minas, desde la Presidencia del Consejo de Ministros y desde el Ministro que conduce la Policía Nacional; han sido catastróficamente desacertadas.

Parecería que se adolece de diagnósticos adecuados sobre la crisis subversiva minera, a pesar de que tiene 30 años de gestación globalizada, y 10 años de experiencias que han causado conmociones.

Los revolucionarios antimineros en Las Bambas son los verdaderos responsables del homicidio del comunero Quintino Cereceda Huisa; no los policías. Es un método clásico de actuación para alterar la tranquilidad y el orden.

La conducta de los Ministros de Energía y Minas y del Interior, develan responsabilidad política de la que el Congreso debe exigir cuentas. Sabido es que entre las izquierdas marxistas hay lío, no hay unidad ni concordia. Las izquierdas de Las Bambas imputan responsabilidad política por la muerte del comunero y por el incremento de la crisis en Las Bambas, al izquierdista Ministro del Interior: Un lío entre izquierdistas, que el país no está para pagar los atrasos y la suma de torpezas que se vienen sucediendo.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 21 de octubre de 2016, p. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

jueves, 20 de octubre de 2016

Combinar todas las formas de lucha - La Razón

Combinar todas las formas de lucha
SERGIO TAPIA T.

Para nosotros, para el Perú, el comunismo es la amenaza actual y vigente. Su actuar se denomina subversión, porque todo el quehacer marxista está dirigido a sabotear el funcionamiento de la sociedad y del Estado.

El principio “ético” que guía la conducta de los marxistas es el de considerar moral todo lo que conviene al triunfo de la Revolución. Lo que a los comunistas les da un amplio margen de relajada conciencia para ser cínicos, para mentir y para aparentar ser lo que ciertamente no lo son, por ejemplo “demócratas”. Es por ello que Lenín afirmaba que sus enemigos padecen de cretinismo jurídico, pues, creen en las leyes que aprueban. Esto quiere decir que los comunistas son sagazmente falsos e inauténticos; que pueden cambiar de posición cuando y como les convenga. Así, Stalin en 1939 fue aliado de Hitler para agarrarse media Polonia, y poco después aliado de los yanquis para agarrarse medio mundo.

Nuestros marxistas criollos, los nuevos que están ahora en el Congreso; los que tienen experiencia en derramar sangre como el PCP-SL y los del MOVADEF, los que pululan en el estable PCP-Patria Roja, etc. Representan diferentes opciones de la misma manera de pensar marxista.

Una forma de lucha de aquellos comunistas que no son ni guerrilleros ni terroristas, es dedicarse a defender judicialmente a los terroristas y perseguir judicialmente a los militares sobrevivientes que los combatieron con éxito. Otra forma de lucha es promover el control de población, el feminismo a ultranza, el aborto, la homosexualidad, con la ayuda de ingenuos colaboracionistas no marxistas; porque el planteo ideológico de toda estas olas revolucionarias es de inspiración marxista, hay mucha documentación que lo demuestra. Otra forma de lucha es de los que insisten en conquistar del poder por la vía guerrillera y terrorista, ahí está el VRAEM donde no hay remanentes en extinción, sino ceniza de la que puede volver a reeditarse los tiempos apocalípticos de los 80s y 90s, y que Veronika Mendoza acaba de negar, con cierta complicidad ante las evidencias.

Esta es la combinación de todas las formas de lucha: paramilitar y política, legal y antijurídica, evocadora de derechos humanos y a la vez terrorista, a la que nos emplaza el comunismo en los albores del siglo XXI.


Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 14 de octubre, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

La recaída subversiva - La Razón

La recaída subversiva
SERGIO TAPIA T.

Para que exista subversión armada, combate guerrillero y actos de terrorismo, se necesita tener una organización político-militar. Con ideología que sustente convicciones fanáticas a sus prosélitos, tanto como para exigirles que maten a otros y que ellos también mueran. Y, es necesario también el entrenamiento militar, el quehacer partisano, la destreza homicida.

La ideología es el marxismo. El entrenamiento militar es para hacer guerrillas con las que se combate a las FFAA y policía. Practicar terrorismo es subordinar la población civil a la organización, sembrando el pánico.

Esto es una amenaza vigente para el Perú. Porque hay una organización de marxistas consolidada, que actúa en diversos frentes socio-culturales: político-partidarios, gremialista obrero-estudiantil, de solidaridad con las familias de sus muertos, jurídico-judicial, etc.

Esta organización, luego de 21 años de estar preso su máximo líder Abimael Guzmán, ha sido capaz de obtener o de beneficiarse con privilegios inimaginables:
(1) Cuentan con una historia que les favorece, y que el Estado peruano se encarga de difundirla, el Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Documento que justifica la rebelión armada de 1980-1995, y desdibuja la tarea contrasubversiva de nuestras FFAA presentándola como la barbarie, con supuestos delitos que algunos fiscales gozan de compaginar y algunos jueces se satisfacen en castigar a soldados rasos y oficiales intermedios, con cuantías punitivas sin precedentes.
(2) Tienen lugares para conservar la memoria de sus atrocidades; alguno erigido con financiación extranjera y protección estatal; otro edificado por el colaboracionismo de ciertos ONGs caviares (los marxistas cómplices de estos otros marxistas que empuñan armas), y recientemente hasta un mausoleo para los cadáveres de sus proclamados héroes.
(3) Como un reaseguro sistémico, cuentan con componentes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que les brinda decisiones injustas y arbitrarias, mediante sentencias que son verdadera apología del terrorismo contra el Perú. A que recurren cuando las sentencias de nuestro Poder Judicial no les favorece.
(4) Insisten en obtener su inscripción como partido electoralista ante el JNE; remedo de las FARC de Colombia que el Gobierno de Santos casi les concede detentar escaños parlamentarios vitalicios, sin elección popular.
(5) Han reactivado su difusión ideológica y actividades proselitistas en universidades, como San Marcos.
(6) Cuentan con el colaboracionismo de algunos fiscales y jueces, verdaderos responsables de la recaída en la subversión que el Perú habrá de soportar en este gobierno de PPK.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 7 de octubre, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

domingo, 2 de octubre de 2016

Crimen, subversión y colaboracionismo - artículo La Razón

Crimen, subversión y colaboracionismo
SERGIO TAPIA T.

            La subversión no es colocar un explosivo, es trastornar la mente para creer que los explosivos son medio para realizar actos buenos. Poner un explosivo es uno de tantos actos criminales terroristas, pero mayor responsabilidad tiene quien ideologizó al operario, que quien apretó el gatillo. Porque, la delincuencia terrorista es ideológicamente motivada. Ninguno de los estudios psicológicos y antropológicos del crimen común, sirven para explicar el porqué de la delincuencia subversiva, sino la sola intoxicación ideológica. Basta observar cómo transforman las fisonomías las ideologías comunista y nazi.

            La congresista Ma. Elena Foronda, chimbotana ambientalista, oenegenista; obtuvo beneficio para la representación del grupo marxista Frente Amplio, mediante la cifra repartidora, pues sólo obtuvo alguito más de nueve mil votos. Ella, ha planteado un acuerdo de paz con el Partido Comunista del Perú (alias “Sendero Luminoso”), algo embriagada con las noticias provenientes de Colombia, manifestó que el Partido Comunista sufrió derrota militar pero no derrota política. No es un desatino. Sólo nos indica cómo piensa nuestra alta representación política.

            La fiscal superior Luz Ibañez, a cargo del muy injusto Caso El Frontón, se le ha señalado públicamente, por el alcalde de Comas, como colaboracionista del “mausoleo” del Partido Comunista (alias “Sendero Luminoso”), en el que se celebró el pasado 19 de junio el homenaje a sus héroes caídos en El Frontón el 19 de junio de 1986. No nos extraña. Porque desde el inicio, en 1980, hubieron jueces que liberaban terroristas convictos y confesos. Ahora, más bien, están en la etapa de juzgar y condenar a militares que derrotaron a los terroristas. Los funcionarios que administran justicia, por ley están impedidos de militar en partidos, pero tienen conciencia política, y muchos son comunistas. Ideología que les brota a través de las sentencias que redactan.
            Como en el Caso El Baguazo, a cuyo responsable de la sangrienta rebelión y a todos sus secuaces, los han exculpado de todos los delitos, “por error culturalmente condicionado”, que es un eximente de culpabilidad para los que un tiempo atrás les denominaban “chunchos”, habitantes de la amazonia no integrados a la civilización nacional. Pero, en el caso de Pizango, era un dirigente de ONG, aprovisionada de fondos obtenidos de Europa, vivía en Lima en correrías palaciegas y ministeriales; no merecía ser absuelto bajo la categoría de “incivilizado”.

            Cuando suframos, a mitad de este gobierno de PPK, el levantamiento en armas del comunismo nuevamente en el Perú, no olvidar que fueron responsables de su reaparición aquellos funcionarios del Estado colaboracionistas.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 30 de setiembre de 2016, p. 6

Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/


viernes, 23 de septiembre de 2016

Proteger la familia - La Razón

Proteger la familia
SERGIO TAPIA T.

            Nuestra Constitución Política menciona varias veces a la familia. Para los peruanos la familia reviste importancia sin igual. Porque frente a un Estado secularmente incapaz, porque es inerme e indiferente, y se niega a tener utilidad para el ciudadano, de quien es mayormente una carga sin la debida retribución.

            En las crisis que nuestros nacionales han padecido, la que especialmente generó corrientes migratorias y éxodo a cualquier país que ofreciera seguridad y empleo, fue la gran crisis de los 70s-80s, generada por el instinto criminal de las izquierdas marxistas. Oportunidad en que se constató que el peruano está aferrado a sólidos vínculos familiares (con sus padres y hermanos, o con sus hijos), porque el emigrante peruano fue laborioso en el exterior y puntual repatriador de sus ganancias para sostener a sus familias en el Perú.

            Es que la familia para los peruanos suple la deserción y ausencia del Estado. La familia es hospital para el enfermo, es escuela para el que no sabe, es instituto tecnológico para aprender oficios prácticos, es centro de trabajo remunerado o no. La familia cobija al miembro desvalido.

            La Constitución no emplea otra palabra al referirse a la familia, dice: “La comunidad y el Estado (…) protegen a la familia”. ¿De qué peligros habrá que defender a la familia? ¿Cuáles son los perjuicios de los que hay que amparar a familia? Incumbe proteger a la familia no sólo al Estado, sino que es deber de la sociedad toda. Asi reza el artículo sexto de nuestra Constitucion.

            En esta semana entrevistaba a una funcionaria de la representación de la OIT en Lima, y comentaba que las constituciones requieren ser desarrolladas. Eso es lo que falta en el Perú, un gran desarrollo legislativo para que la protección de la familia sea eficaz.
            Debería retornarse al anterior sistema tributario que consideraba a cada hijo como deducción por carga de familia del contribuyente. Debería el Estado reintegrar el gasto educativo a quien tributa y además solventa la educación de sus hijos en escuelas privadas. Y, especialmente, debería el Estado promover el matrimonio, que es la institución que funda la familia, y que es objeto de tanta infamia y distorsión por el “pensamiento único” que trata de imponer la ideología de género.

Publicado en el diario La Razón”, Lima, viernes 23 de setiembre de 2016, p. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

Ilegalidad absoluta de la píldora - La Razón

Ilegalidad absoluta de la píldora
SERGIO TAPIA T.

            Que la píldora del día siguiente tiene efectos abortivos, no está en duda. Lo dicen sus propios fabricantes en la posología e indicaciones que vienen impresas de su propia autoría. Pero, que lo nieguen algunos, sí que llama la atención, sobre todo cuando uno se pregunta “¿por qué?”: ¿Por qué engañar? ¿Por qué decir algo contrario a lo que el fabricante de las píldoras sí reconoce?”

Y, es que en el Perú el aborto no es constitucional. Matar niños es antijurídico. Asesinar vida humana en gestación está penalizado. Sabemos que abortar es obligatorio en otros países: Sí, obligatorio, aunque Ud. no lo crea. En China hasta hace un tiempo al segundo embarazo el Estado comunista obligaba a abortar a todas las mujeres. Ahora, lo obligación es a partir del tercer embarazo. Pero, en el Perú no hay obligación de abortar. Vale releer el artículo 6° de la Constitución que, por lo contrario, obliga al Estado a asegurar que los medios no afecten ni la vida ni la salud. Y, tampoco es una facultad imperativa del Estado regular la natalidad, porque el mismo artículo establece que el derecho a decidir, en política nacional de población, corresponde a la familia y a las personas.

Hay países que han legalizado el aborto. Pero no es el caso del Perú. La defensa de la vida humana es férrea en nuestro ordenamiento jurídico. El artículo 2, constitucional, que desarrolla los derechos fundamentales de la persona humana, reconoce a la vida como el primer derecho, y al concebido como persona. El mismo reconocimiento está en el artículo 1 del Código Civil. Igualmente en los artículo I del Título Preliminar y el 1 del Código de Niños y Adolescentes. Por eso que, coherentemente, en el Código Penal se castiga el autoaborto (art. 114), el aborto consentido (art. 115), el aborto sin consentimiento (art. 116), se inhabilita a médicos, farmacéuticos y demás profesionales de la salud que conspiren en crímenes de aborto (art. 117); se penaliza el aborto provocado por actos de violencia contra la madre (art. 118), el aborto terapéutico aunque sin castigo (art. 119), el aborto por violación sexual y el aborto eugenésico (art. 120). Y, además, se penalizan las lesiones producidas en el cuerpo y en la salud del concebido (art. 124-A).

Lo absurdo en estos días es que un juez “constitucional” haya emitido una resolución cautelar, cuya estabilidad es precaria, disponiendo un gasto cuantioso al Estado para comprar píldoras abortivas en “30 días”. Si fuesen 7 millones las mujeres en edad fértil, el Estado debería comprar 14 millones de píldoras: ¿Quién fue el agraciado proveedor estatal, que antes de la resolución ya contaba con tamaño lote de píldoras? No es una pregunta para charadas, es un cuestionario para investigar indicios de corrupción.

El Ministerio de Salud no apeló la insólita resolución judicial. Fue anuente comprador de píldoras abortivas, que no son remedios. Ese Ministerio que mantiene desprovisto de medicamentos la mayor parte de los hospitales y postas públicas, lo que atenta contra la salud de la población carente de recursos.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 16 de setiembre de 2016, p. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

La píldora y el Estado - La Razón

La píldora y el Estado
SERGIO TAPIA T.

                   Con respecto a la Píldora del Día Siguiente, es muy lamentable lo que viene ocurriendo.

            El Perú mediante su Constitución, Código Civil, Código Penal y Código de Niños y Adolescentes, defiende la vida humana y la dignidad de la persona humana, protege a la familia y a la niñez, considera persona humana al concebido (esto es, al embrión), y llama niño al embrión hasta los 12 años después de nacido. Además del aborto, se penaliza causar lesiones al concebido, por lo tanto, penalmente se reconoce la vida humana desde la concepción.

            De un lado, los fiscales ejercen su labor observando principios, siendo el primero la defensa de la legalidad. Entonces, ¿Puede una fiscal demandar para que el Estado compre píldoras abortivas, y las regale a quien se las pida? ¿Cumple esta fiscal sus funciones, defendiendo la legalidad que defiende la vida humana desde su inicio? No.

            De otro lado, el Estado tiene un sistema de compras complicado para evitar de alguna manera la corrupción. No hay posibilidad de hacer compras estatales en menos de 30 días. Sin embargo, hay un juez que ha ordenado al Ministerio de Salud que compre las píldoras que quiere esa fiscal, las que deben estar regalándose en máximo 30 días en todos los hospitales y postas médicas del país. ¿A quién se beneficia? ¿Quién es el importador de estas píldoras?

            Finalmente, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su preámbulo establece que sus normas son de carácter supletorio a las del Estado, si las leyes internas dan mayor protección. La Corte Interamericana es la que interpreta ese tratado. Esa Corte en una sentencia contra Costa Rica ha confundido palabras y sostiene que significan lo mismo concepción y anidación. Lo que rompe todos los esquemas científicos. Sin embargo, la fiscal demandante y el juez sentenciador, optan por la interpretación errada de la Corte IDH y dejan de aplicar el correcto derecho peruano.

            Verdaderamente que la Píldora viene causando estragos y trastrocamientos en el país: ¿Por qué será?

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 9 de setiembre de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

sábado, 3 de septiembre de 2016

La píldora y su juez - La Razón

La píldora y su juez
SERGIO TAPIA T.

¿Es legítimo poder criticar una resolución del Poder Judicial? La pregunta surge porque recientemente la Ministra de Justicia ha afirmado que las resoluciones judiciales se cumplen. Dando así respuesta, publicitada, a las exhortaciones y reclamos de moral pública formuladas por diversos escalones jerárquicos de nuestra Iglesia Católica. Cuyos miembros con fundamento doctrinal y racionalidad científica, que es siempre el fundamento de la moral católica, con justa razón se critica la decisión adoptada por un juez de primera instancia, para que se distribuya gratuitamente por el Estado una píldora abortiva, a quien lo solicite, claro está que será el Ministerio de Salud el que deberá comprar para halagar estos obsequios.
Si se pueden criticar las resoluciones judiciales. Así lo establece el numeral 20 del artículo 139 de nuestra Constitución Política que desarrolla los principios que rigen la función que cumplen los jueces. Precepto que convendría que no olvide la ex-notaria y ex-congresista Pérez Tello, quien como hasta hoy Ministra de Justicia no sólo es la encargada de coordinar las relaciones entre los Poderes Ejecutivo y Judicial, y ser la asesora legal del gobierno de PPK. Sino que su Ministerio tiene a su cargo las relaciones oficiales entre el Estado Peruano y la Iglesia Católica, así como el resto de las religiones que actúan en nuestro territorio. Por lo que sonó más que feo, que ella fuese la que con tanta falta de protocolo reprendiera a la Iglesia Católica en la persona de nuestro Cardenal, exigiendo acatar sin dudas ni murmuraciones tan desacertada decisión judicial.
            Pero, además, la Ministra de Justicia no solo trata de otorgarle una inmunidad acrítica a la decisión judicial pro-abortiva (y por tanto inconstitucional y delictiva), sino que al parecer no se dio cuenta la abogada Pérez Tello que se trata de una resolución cautelar, y no de una sentencia que tenga el carácter de cosa juzgada.
            Las resoluciones cautelares son medidas que un juez de primera instancia puede adoptar, sus características la establece el artículo 612 del Código Procesal Civil: son resoluciones por las que el juez “prejuzga”, por lo tanto son provisorias y el mismo juez las puede variar.
            Por lo que tratándose de una resolución tan inestable, no se explica la belicosidad de la Ministra de Justicia contra el sector religioso que, según los últimos censos nacionales, el 88% de la población peruana declara su pertenencia. Por cierto que el acto político de la Ministra Pérez Tello compromete al gobierno de PPK, y produce su aislamiento y lejanía del grueso de la población afectada.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 2 de setiembre de 2016, pág. 6



Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

viernes, 26 de agosto de 2016

Otra vez la píldora - La Razón

Otra vez la píldora
SERGIO TAPIA T.

La “píldora del día siguiente” o “anticoncepción oral de emergencia” “la AOE”, son denominaciones que esconden el fatal significado del invento de las biotecnologías y la investigación médica. Que desquician el progreso cuando los límites son rechazados, por ideología y/o negocios.

            La píldora, tiene como elemento constitutivo el “levonorgestrel”, que pertenece a las progestinas, que son hormonas sintéticas. La píldora no es medicina, no tiene la finalidad de curar ninguna enfermedad. Es una creación de laboratorio cuyo consumo se promociona luego de “tener relaciones sexuales sin ningún método anticonceptivo o con un método anticonceptivo que falló o que no se usó de manera correcta”. El propósito de la píldora es evitar un embarazo. Y, el embarazo no es una enfermedad.

            Para evitar el embarazo, la píldora desarrolla tres efectos: (1) Inhibe la ovulación, este efecto anovulatorio es cuando aún no se ha producido la fecundación; (2) Evita la fecundación del óvulo por los espermatozoides, por lo que tiene efecto anticonceptivo, que es previo a la fecundación, y (3) Modifica el recubrimiento interno del útero para evitar la anidación del óvulo ya fecundado, por lo tanto impide el desarrollo del embarazo, y esto sí que es abortivo.

            Ante un pavoroso cuadro de insuficiencias en la atención de la salud, por parte del Estado, que incluye al colapsado y mal administrado EsSalud, que no es ente estatal. No es justo ocasionar más sufrimiento a los pacientes, y agudizar más su dramática desatención. Maniobrando para que el Estado asuma gastos adicionales, y no presupuestados, a fin de que en 30 días (que ya están corriendo), se compren ingentes cantidades de píldoras del día siguiente, para distribuirlas gratuitamente a quienes no requieren curarse ni prevenirse de enfermedades. Ya que sólo les servirá para, gratuitamente, evitar de manera abortiva el embarazo para el que libremente actuaron y ocasionaron.

            Es inconstitucional que un juez ordene al Estado hacer una compra tan sobredimensionada. En especial, cuando ni el Congreso tiene la iniciativa del gasto en la aprobación de leyes, y el Poder Ejecutivo está obligado a comprar mediante un complejo sistema de contrataciones. Pero, hay un juez que ordena al MINSA que en 30 días distribuya, a nivel nacional, las píldoras.

No es correcto propiciar la causa, evitar el efecto y que el Estado pague. Sin embargo, es lo que una fiscal en sus ratos libres se le ocurrió demandar, lo que un juez ha decidido cautelarmente, y lo que el colaboracionismo ideológico del MINSA cumplirá. Es lo más injusto en un país de escasos recursos, con familias sumidas en la miseria, en el que niños y ancianos mueren por carecer de suficiente asistencia médica y de oportunas medicinas sin costo.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 26 de agosto de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

sábado, 20 de agosto de 2016

Otros holocaustos - La Razón

Otros holocaustos
SERGIO TAPIA T.

            La palabra holocausto tiene reminiscencias de la religión hebrea, para significar que la víctima propiciatoria era destruida enteramente para fines del culto sagrado, lo que regularmente se obtenía quemándola por completo, para que nada de ella quedase preservada.

            Para el cristianismo, holocausto es el de Jesucristo, quien se ofreció como víctima propiciatoria voluntaria –y ciertamente inocente- ofreciéndose para la redención de muchos seres humanos, verdaderos responsables de sus faltas y desviaciones, pero que arrepentidos obtienen así la misericordia en la reconciliación. Esta total abnegación, la total renuncia a sí mismo en favor de otros es otra de las acepciones que recoge el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

            Además, se registra un tercer significado, holocausto es también una gran matanza de seres humanos, acaecida en el contexto de un conflicto armado, sea en una batalla o un asalto bélico.

            La segunda guerra mundial, de la que rememoramos en agosto los 71 años de su conclusión, nos evoca los persistentes holocaustos causados por las ideologías en pugna, siendo el de mayor insistencia la persecución racial desatada por el nacional-socialismo alemán que asoló durante la primera mitad del siglo XX contra polacos católicos, minorías etnolingüísticas gitanas y judíos genéticamente considerados, no por sus creencias religiosas (razón por la que sucede el sacrificio de Edith Stein, judía convertida al catolicismo y religiosa en las carmelitas de clausura).

            La ideología comunista también es responsable de diversos holocaustos, en Europa y Asia; antes, durante y después de la guerra mundial.

            El bando ideológico liberal también produjo holocaustos. En Europa la tormenta de fuego causada por la aviación anglo-norteamericana sobre la ciudad alemana de Dresde, en febrero de 1945, quienes mediante dispositivos incendiarios literalmente quemaron a la población civil ahí residente. En Asia, exclusivamente, de responsabilidad de los norteamericanos, fueron las bombas atómicas en las ciudades civiles y de importante población católica, de Hiroshima y Nagasaki. Fueron otros holocaustos, para terminar la guerra, bajo la amenaza tan altamente disuasiva de exterminar la población civil japonesa.

            Luego, se realizaron los juicios de Nüremberg y los menos conocidos del Tribunal de Tokio, para juzgar sólo a los políticos y militares, médicos y jueces de las naciones vencidas. Discriminación no sólo de origen (porque no se aplicó ni a soviéticos ni franco-anglo-americanos), que aún continúa hoy, cuando los principios de Nüremberg suelen aplicarse sólo contra militares que combaten la subversión comunista y no igualmente a los revolucionarios y subversivos, a quienes se les concede el trato preferente de una distorsión de los verdaderos derechos humanos.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 19 de agosto de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/

La izquierda incendiaria y antidemocrática - La Razón

La izquierda incendiaria y antidemocrática
SERGIO TAPIA T.

            Las nuevas caras de las izquierdas ingresadas al Congreso, usando la vía electoral en la que no creen, no nos dan una renovada percepción, ni suscita ninguna credibilidad. Serán nombres nuevos, pero la conducta cincelada por la ideología deformante que les da forma y contenido a su manera de pensar y de actuar, sigue siendo “Revolucionaria”, es decir, destructora del orden social y económico nacionales, de la organización política peruana y de la visión cultural nuestra.

            De la misma manera que los terroristas militantes del Partido Comunista del Perú (cuya denominación es barajada con el pseudónimo “Sendero Luminoso”), son delincuentes ideológicamente motivados. El resto de las izquierdas, aunque no empuñan arma asesina, son ideológicamente motivados para la destrucción y disolución político-socio-económico-cultural del Perú.

Los marxistas rinden culto a la “Revolución”, y creen en la fortaleza de los regímenes opresores, como los de Cuba, Nicaragua y, sobre todo Venezuela. Impiden el desarrollo del Perú oponiendo la violencia revolucionaria, multiforme y variada en el tiempo, a cuanto proyecto de inversión aparezca. Especialmente en la gran minería. Habiendo migrado de la lucha revolucionaria sindical al control de espacios territoriales para otorgar licencias sociales a los proyectos de inversión.

            La antiminería revolucionaria. La congresista marxista Marisa Glave ha venido distribuyendo el último libro anti-empresario del profesor de la ex-PUCP, Francisco Durand (“Cuando el poder extractivo captura al Estado. Lobbies, puerta giratoria y paquetazo ambiental en Perú”), quien aún aplica la consabida y ya superada teoría marxista de la alienación. El marxismo trasnochado de este profesor, señala como causa de la alienación económica la existencia de la propiedad privada, y como solución suprimir la propiedad privada; la alienación política la causa el Estado en manos de la burguesía, y la solución es que el Estado quede siempre en manos del partido comunista: como la Cuba castrista, la Nicaragua sandinista y la Venezuela chavista, entre otros muchos más.

            La solidaridad internacionalista con Venezuela socialista. Ha sido la más vil demostración del servilismo antidemocrático. La ideología no los deja pensar ni actuar objetivamente. No les importa a los rojos peruanos que el pueblo venezolano muera en medio de inhumanas privaciones. La anteojera ideológica no los deja ver realidades. Es suficiente para que el resto de ciudadanos peruanos comprueben, una vez más, que los comunistas son el peor enemigo de nuestro pueblo. Y, jamás volver a elegirlos, ni para concejales de distrito, primer escalón del edificio de la representación política.

Publicado en el diario “La Razón”, Lima, viernes 12 de agosto de 2016, pág. 6


Blog (colección artículos publicados en La Razón): http://sergiotapiatapia.blogspot.com/